Etiquetas

, , ,

Los sistémicos entendemos a la familia como un sistema. Esta relación nos ha permitido entender el funcionamiento de una familia de otra forma. Ver cómo los problemas dentro de una familia pueden tener un por qué y un significado dentro de un grupo tan particular, con una historia e identidad propia. Queremos compartir con vosotros 5 razones que demuestran que la familia es un sistema

  1. La definición de sistema (conjunto de elementos en interacción dinámica organizados en función de una finalidad), casa a la perfección con una posible definición de familia:

• Elementos: Los miembros de la familia (los padres, los hijos, los abuelos…) cada uno con sus peculiaridades que les hacen diferentes y con cosas en común que les hace ser de un mismo grupo.
• Interacción dinámica: Estos miembros se comunican y se relacionan con el interior y con el exterior de su sistema. Acordaos que es imposible no comunicarse
• Organización: Todo organizado con reglas y una estructura familiar concreta.
• Finalidad: La familia tiene una dirección y unos fines, donde está la supervivencia de su sistema y de sus miembros.

2. La dinámica de los sistemas. La familia, como todo sistema abierto, necesita de un dinamismo para su subsistencia. Se consigue gracias a la retroalimentación o feedback. Cuando un miembro de la familia o el sistema realiza una acción, necesita una información “de vuelta” sobre esa acción. Si la respuesta es favorable será un feedback positivo (y nos lleva al cambio) y si la respuesta es desfavorable será un feedback negativo (que nos lleva a la estabilidad). En los sistemas necesitamos un cierto equilibrio entre la estabilidad y cambio.

3. Concepto de totalidad. Si un miembro del sistema sufre un cambio, afecta al resto y al propio sistema. Si en una familia, un hijo comienza a tener una enfermedad crónica, va a afectar al resto de los miembros de la familia y a la familia en sí.

4. Circularidad. Estamos acostumbrados a pensar de forma lineal. Una causa produce un efecto concreto. Pero en un sistema el efecto pasa a ser causa y la causa efecto, sin saber que fue lo primero y qué lo segundo, si “A” afecta a “B”, “B” también afecta a “A”. Este cambio de visión nos permite hacer cambios donde antes no se han intentado, teniendo resultados distintos y consiguiendo el cambio de la pauta disfuncional en una familia.

5. Concepto de equifinalidad. Un mismo resultado puede depender de distintos orígenes. Y viceversa, diferentes resultados tener un mismo origen.

En el slideshare tenéis ejemplos y fotos para entenderlo mejor.

¿Qué razones tienes tú para pensar que la familia es un sistema?

¿Se te ocurren ejemplos cotidianos que demuestren que tu familia es un sistema?

Anuncios